IncioInicio | Añadir a favoritos Acceso clientes | Añadir a favoritos Añadir a Favoritos | Mapa web  
Abogados en Valencia
- 脕rea PENAL
ABOGADOS PENALISTAS EN CASO DE APROPIACION INDEBIDA EN VALENCIA
Jose Fco. Villanueva Castillo
19/12/2012
 

ABOGADOS PENALISTAS EN VALENCIA - CASES DE DRET

1) ABOGADOS EN CASO SE APROPIACION INDEBIDA Sª DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE CANTABRIA DE 22 DE MARZO DE 2007 Nº de recurso 35/2006 El conocer una información por parte del dueño como era “ la existencia de una resolución judicial que podría determinar el derribo de la vivienda “, pudiera haber influido notablemente en la consideración de celebrar la compraventa por el adquiriente. Este engaño omisivo se integra en el dolo propio del delito de estafa.

 

2) SENTENCIA DE APROPIACION INDEBIDA CON VOTO PARTICULAR
Roj: STS 3122/2014
Id Cendoj: 28079120012014100567
Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Penal
Sede: Madrid
Sección: 1
Nº de Recurso: 73/2014
Nº de Resolución: 453/2014
Procedimiento: RECURSO CASACIÓN
Ponente: ANDRES MARTINEZ ARRIETA
Tipo de Resolución: Sentencia
SENTENCIA
En la Villa de Madrid, a veintitrés de Julio de dos mil catorce.
En el recurso de casación por infracción de Ley, de precepto constitucional y quebrantamiento de forma
interpuesto por la representación de Victoriano , contra sentencia dictada por la Audiencia Provincial de
Albacete, Sección Primera, que le condenó por delito de apropiación indebida, los componentes de la Sala
Segunda del Tribunal Supremo que arriba se expresan se han constituido para la votación y fallo bajo la
Presidencia del primero de los indicados y Ponencia del Excmo. Sr. D. Andres Martinez Arrieta, siendo también
parte el Ministerio Fiscal y estando dicho recurrente representado por la Procuradora Sra. Muelas García; y
como recurrido GA MAAS LEDER BV representado por el Procurador Sr. Granados Bravo.
I. ANTECEDENTES
Primero.- El Juzgado de Instrucción nº 1 de Almansa, instruyó Procedimiento Abreviado 52/08 contra
Victoriano , por delito de apropiación indebida, y una vez concluso lo remitió a la Audiencia Provincial de
Albacete, que con fecha 3 de diciembre de dos mil trece dictó sentencia que contiene los siguientes HECHOS
PROBADOS: "ÚNICO.- La mercantil "G.A. MAAS LEDER BV", de nacionalidad holandesa y dedicada a la
comercialización y venta de pieles curtidas ha venido manteniendo desde aproximadamente el año 2001
relaciones comerciales con la mercantil "WP IMPEX, S.L.", de la que era administrador solidario el acusado
Victoriano , y apoderados los también acusados, Cipriano y Gabino .
En virtud de dichas relaciones comerciales, "G.A. MAAS LEDER BV" remitía a "WP IMPEX, S.L." en
consignación y depósito, amparadas en facturas por forma en las que se indicaba el precio de las mismas,
pieles de su propiedad que la segunda mantenía en sus locales de Almansa para su posterior venta a clientes
de la zona, creándose de esta forma un "stock" que, sin salir del ámbito patrimonial de la primera, permitiera
la venta inmediata por la segunda a los clientes, clientes a los que facturaba, remitiendo a continuación los
listados de venta a la sociedad holandesa, la cual a su vez facturaba a la mercantil "WP IMPEX, S.L." el importe
de las pieles según las facturas de consignación menos la comisión pactada del 5%.
La mercantil "W.P. IMPEX, S.L." venía, por tanto, obligada no sólo a remitir a "G.A. MAAS LEDER B.V."
dichas listas de ventas y a pagar su precio de forma periódica y en el plazo estipulado, sino también a facilitarle
regularmente el inventario de las pieles que, siendo propiedad de la segunda, quedaban todavía almacenadas
y a su disposición.
Las relaciones entre ambas sociedades se deterioraron como consecuencia de la percepción, por parte
de "G.A. MAAS LEDER BV", de que "W.P. IMPEX, S.L." estaba cumpliendo con retraso sus obligaciones de
pago e irregularmente la de facilitar el conocimiento del inventario de pieles.
Debido a lo anterior, el 19 de enero de 2007, "G.A. MAAS LEDER BV" requirió por correo electrónico la
devolución de las pieles que quedaran en el almacén, que a fecha 20 de diciembre habían sido inventariadas
por "W.P. IMPEX, S.L.": 102.469,49 pies con un valor de 111.6.48,94 euros.
El requerimiento -que fue reiterado mediante burofax de fecha 12.02.07 y notarialmente el 15.03.07- fue
desatendido, ya que el acusado Victoriano tomó la decisión de enajenar las pieles y hacer suyo el importe
obtenido con la venta, y además no devolvió ninguna piel a su propietaria.
2
El valor del stock de pieles de "G.A. MAAS LEDER BV" que quedó en poder de "W.P. IMPEX, S.L." más
lo que vendió ésta última entre enero y mayo de 2007 asciende a la cantidad de 79.757,51 #"
Segundo.- La Audiencia de instancia dictó el siguiente pronunciamiento:
" FALLAMOS: Absolvemos a Cipriano y a Gabino de los hechos objeto de las actuaciones, declarando
de oficio dos terceras partes de las costas.
Y condenamos a Victoriano , como autor responsable de un delito de apropiación indebida del artículo
252 en relación con el 250.1.5º del Código Penal , a las penas de dos años de prisión, con la accesoria de
inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y 8 meses de multa
con cuota diaria de 6 # y responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de 120 días, a indemnizar a
"G.A. MAAS LEDER BV" en la cantidad de 79.757,51 #, y al pago de la tercera parte de las costas, incluidas
las de la acusación particular.
Notifíquese esta sentencia a las partes haciéndoles saber que contra la misma pueden interponer
Recurso de Casación, ante esta Audiencia Provincial para ante la Sala Segunda del tribunal Supremo, por
infracción de Ley o quebrantamiento de forma, en el plazo de cinco días, a contar desde la última notificación".
Tercero.- Notificada la sentencia a las partes, se preparó recurso de casación por la representación
de Victoriano , que se tuvo por anunciado remitiéndose a esta Sala Segunda del Tribunal Supremo
las certificaciones necesarias para su sustanciación y resolución, formándose el correspondiente rollo y
formalizándose el recurso.
Cuarto.- Formado en este Tribunal el correspondiente rollo, la representación del recurrente, formalizó
el recurso, alegando los siguientes MOTIVOS DE CASACIÓN:
PRIMERO.- Al amparo del artículo 852 de la LECrim ., infracción del derecho a la presunción de
inocencia.
SEGUNDO.- Al amparo del artículo 849.1º de la LECrim ., aplicación indebida del artículo 250.1.5º del
C.P .
TERCERO.- Al amparo del artículo 849.1º de la LECrim ., aplicación indebida del artículo 250.1.5º del
C.P .
CUARTO.- Al amparo del artículo 849.1º de la LECrim ., aplicación indebida del artículo 109 del C.P .
QUINTO.- Al amparo del artículo 849.1 de la LECrim ., aplicación indebida de los artículos 110 y 111
del C.P .
SEXTO.- Quebrantamiento de forma. Al amparo del artículo 850.3 de la LECrim .
SÉPTIMO.- Al amparo del artículo 24 de la CE . Infracción del derecho a la tutela judicial efectiva, en
relación con el derecho a un proceso sin dilaciones indebidas.
Quinto.- Instruido el Ministerio Fiscal del recurso interpuesto, la Sala admitió el mismo, quedando
conclusos los autos para señalamiento de fallo cuando por turno correspondiera.
Sexto.- Hecho el señalamiento para el fallo, se celebró la votación prevenida el día 28 de mayo de 2014.
II. FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- La sentencia objeto de la presente impugnación casacional condena al recurrente como
autor responsable de un delito de apropiación indebida a la pena de dos años de prisión y ocho meses de
multa. En síntesis, el relato fáctico refiere que el acusado era administrador solidario de la empresa Wp IMPEX
dedicada a la comercialización y venta de pieles curtidas. La relación comercial con la empresa que ejerce
la acusación particular suponía que ésta le remitía, en concepto de consignación y depósito, material que la
empresa del acusado vendía al precio indicado por la primera, quedando obligada a comunicar lo vendido, el
precio cobrado y el almacén detentado. Como quiera que se produjeron diversas incidencias en la relación,
la mercantil querellante requirió la devolución de las pieles que quedan en el almacén, requerimiento que fue
reiterado en dos ocasiones y todos desatendidos "ya que el acusado tomó la decisión de enajenar las pieles y
hacer suyo importe obtenido con la venta". Esta redacción aunque desafortunada en la expresión empleada es
clara para referir que el acusado, efectivamente, enajenó e hizo suyo el importe de la venta, como se expresa
en la documentación, y nada denuncia en sentido contrario a este normal entendimiento sobre el contenido
3
de su acción. Tanto la fundamentación como el recurso inciden en una realidad fáctica, enajenó e incorporó
a su patrimonio el importe de la venta.
En el primer motivo de impugnación denuncia la vulneración del derecho fundamental a la presunción de
inocencia, arguyendo que no se ha practicado prueba de cargo suficiente, sin que sea suficiente la declaración
del querellante a la que la sentencia atribuye, afirma, "un valor desmesurado".
De acuerdo a nuestra jurisprudencia, el principio constitucional de inocencia, proclamado en el art. 24.2
de nuestra Carta Magna , gira sobre las siguientes ideas esenciales: 1º) El principio de libre valoración de
la prueba en el proceso penal, que corresponde efectuar a los jueces y tribunales por imperativo del art.
117.3 de la Constitución española ; 2º) que la sentencia condenatoria se fundamente en auténticos actos
de prueba, suficientes para desvirtuar tal derecho presuntivo, que han ser relacionados y valorados por el
Tribunal de instancia, en términos de racionalidad, indicando sus componentes incriminatorios por cada uno
de los acusados; 3º) que tales pruebas se han de practicar en el acto del juicio oral, salvo los limitados
casos de admisión de pruebas anticipadas y preconstituidas, conforme a sus formalidades especiales; 4º)
dichas pruebas incriminatorias han de estar a cargo de las acusaciones personadas (públicas o privadas);
5º) que solamente la ausencia o vacío probatorio puede originar la infracción de tal derecho fundamental,
pues la función de este Tribunal Supremo, al dar respuesta casacional a un motivo como el invocado, no
puede consistir en llevar a cabo una nueva valoración probatoria, imposible dada la estructura y fines de este
extraordinario recurso de casación, y lo dispuesto en el art. 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , pues
únicamente al Tribunal sentenciador pertenece tal soberanía probatoria, limitándose este Tribunal a verificar
la comprobación:
De la perspectiva expuesta la desestimación es procedente. El tribunal ha tenido en cuenta las propias
declaraciones del acusado en el juicio oral del que constatamos las respuestas evasivas que ha proporcionado
al tema nuclear de la discusión, esto es, si las pieles estaban en su poder como comisionista o, por el contrario,
como comprador para su reventa. Sobre ese extremo versó el interrogatorio cruzado sobre el acusado.
También ha tenido en cuenta las declaraciones del administrador y representante de la empresa querellante
y la prueba pericial, así como la documental, sobre las relaciones comerciales existentes. De ese conjunto
probatorio tribunal obtiene la convicción sobre la recepción de las pieles por el acusado, y su venta tras los
requerimientos de devolución de las pieles, llegando a declarar que fue después de ese requerimiento cuando
acusado procedió a vender a menor precio las pieles con ánimo de deshacerse de las mismas y hacer suyo el
importe de las ventas. El tribunal calificó de depósito el contrato existente entre las partes, generando para el
acusado la custodia de las pieles y su venta, según el precio marcado por el propietario depositante. Así actuó
el acusado durante los años del contrato hasta que surgieron desavenencias que determinaron la revocación
del depósito instando la devolución, lo que fue aprovechado por el recurrente para venderlas, incluso a un
precio inferior -según se declara en la fundamentación- incorporando a su patrimonio ese producto de la venta
que es el importe de la indebida apropiación. No obstante constatamos, como se analizará en el motivo tercero
un hecho relevante a la responsabilidad civil, que el acusado, desde la primera declaración judicial, puso a
disposición de la querellante las pieles que tenía depositadas, ofrecimiento de devolución que no fue atendido
por el juzgado y posteriormente rechazado por la depreciación de las pieles. Ésta, como se afirma en la pericial,
se ha producido efectivamente pero al no haber un traslado en la propiedad de las pieles, la defraudación
perjudica al propietario de las mismas. En consecuencia, se retira de la indemnización el importe de las pieles
en depósito que deberán ser devueltas a su propietario.
La convicción del tribunal se asienta en una actividad probatoria practicada en condiciones de
regularidad que permiten por su carácter de prueba de cargo la afirmación fáctica contenida en el hecho
probado y subsumida en el tipo penal objeto de la condena. En consecuencia el motivo se desestima.
SEGUNDO.- El segundo motivo plantea el error de derecho del artículo 849.1 de la Ley de enjuiciamiento
criminal denunciando la indebida aplicación, al hecho probado, del artículo 252 del Código penal . En el recurso
sostiene que los hechos no pueden ser calificados como un contrato de comisión que genere una obligación
de devolver las pieles que le fueron entregadas al acusado para su venta, sino que entiende no existía tal
obligación toda vez que el compromiso adquirido por el acusado tras recibir las pieles era el de devolver el
valor de venta descontada la Comisión del acusado.
La vía impugnatoria elegida exige el respeto al hecho probado de manera que lo discutido en la
impugnación es la subsunción del hecho de la norma penal sustantiva. Conforme al relato fáctico el contrato es,
como el tribunal sostiene la fundamentación jurídica, un contrato de comisión en virtud del cual la empresa del
acusado recibió un material que se encargaba de vender por un precio fijado en la entrega quedando obligado
a la devolución del dinero de la venta, descontado el importe de la comisión, y a facilitarle regularmente el
4
inventario de las pieles que el acusado tenía almacenadas para la venta. Desde la perspectiva que se expone
en el hecho probado el acusado tenía obligación de comunicar al perjudicado el contenido del almacén de
pieles y las ventas realizadas, percibiendo por esa obligación asumida el importe de la comisión. El relato
fáctico no es erróneo en la subsunción y por lo tanto procede su confirmación. El acusado no devino en
propietario de las pieles sino en un depositario de las mismas para su venta en las condiciones marcadas
por el propietario.
TERCERO.- En el tercer motivo, también formalizado por error de derecho, denuncia la indebida
aplicación del artículo 250.1.5 del Código penal la agravación por la cuantía del objeto del delito.
El derecho de apropiación indebida se compone de los siguientes elementos: a) es un principio recibe
de otro unos objetos típicos. Se requiere por lo tanto el sujeto activo tenga el objeto del delito en virtud de
una legítima posesión por haberlo recibido de otro. B) el objeto típico haya sido entregado al autor por uno
de los contratos que generan la obligación de entregarlos o devolverlos, lo que excluye aquéllas que suponen
la entrega de la propiedad. C) el sujeto activo realice las conductas típicas de apropiación o distracción del
objeto típico, lo que se producirá cuando haga suya la cosa que debía entregar o devolver con ánimo de
incorporarla a su patrimonio, o cuando la de un destino distinto de aquél para que fue entregada. Y d) que se
produzca un perjuicio patrimonial característica de un delito de enriquecimiento. Desde el plano subjetivo en
el que la apropiación indebida exige el ánimo de haber la cosa como propia, ánimo apropiatorio disponiendo
como auténtico dueño.
El relato fáctico de la sentencia impugnada refiere los elementos del delito por apropiación indebida.
Consta en el hecho probado la recepción de las pieles en depósito quedando obligado el acusado a la venta
de las mismas por un precio fijado detrayendo del total el importe de la comisión. El incumplimiento de sus
obligaciones a partir del año 2007, incumplimiento que se materializa en no dar cuenta de algunos aspectos de
la negociación y los retrasos en la ejecución determinó el requerimiento de devolución del material depositado.
Requerimientos que se efectuaron en tres ocasiones y que no fueron atendidos por el acusado quien, no
obstante, vendió lo que poseía incumpliendo el pacto basado en la confianza que caracteriza el tipo penal.
La cuantía de lo apropiado que la sentencia cifra en 79.757 #, resultante de la prueba pericial, hace que la
aplicación de la circunstancia específica de agravación sea correcta y ningún error quepa declarar. No obstante
conviene señalar como anteriormente se argumentó, que en la voluntad impugnatoria el recurrente denuncia
un error de hecho en la valoración de la prueba que resulta de la pericial en lo atinente al valor de la mercancía
depositada. Se afirma en la pericial que las pieles depositadas en la empresa del acusado importan un valor
de 13.442 euros, aunque su depreciación hace que el valor al tiempo de la pericia se reduzca a dos terceras
partes de esa tasación, depreciación que perjudica al propietario.
Reiteramos que el hecho probado refiere que la propiedad de las pieles seguía siendo del hoy
querellante que lo podía retirar del depositario. Entablada la acción penal, el querellado oferta la devolución
de las pieles, lo que ni fue acordado por el Juzgado, ni la querellante interesó judicialmente. Esa devolución
era procedente y debió ser atendida, pues el ofrecimiento equivale a la potencialidad de entrega, aminorando
el importe de la apropiación, precisamente en el importe que estaba en posesión del querellado quien, desde
su primera declaración, se ofreció a realizar.
La cantidad de la apropiación debe ser reducida en los 13.447 euros conforme resulta de la pericial que
tenemos por documento acreditativo del error que el recurrente opone por vía inadecuada, error de derecho,
cuando en su argumentación desarrolla un error de hecho.
CUARTO.- También por error de derecho denuncia la indebida aplicación al hecho probado del artículo
109 del Código penal referido a la responsabilidad civil. Sostiene el recurrente que el error se produce cuando
se declara una responsabilidad civil no sólo respecto de las pieles que fueron vendidas a partir de requerimiento
de devolución, sino también anteriores a ese requerimiento. El motivo se desestima. El relato fáctico es claro
en la valoración del importe de la responsabilidad civil que apoya en la prueba pericial realizada y que se ajusta
en su contenido a la documentación sobre las pieles depositadas y a la valoración de las ventas realizadas.
Todo ello conforma el perjuicio sufrido y es el objeto de la responsabilidad civil declarada. Lo anterior se afirma
sin perjuicio de que la estimación del motivo anterior conforme una distinta responsabilidad civil reduciendo
de la cantidad señalada en la sentencia, la reducción de la valoración de las pieles en depósito.
QUINTO.- También por error de derecho denuncia otro aspecto de la responsabilidad civil al señalar
que la misma no puede comprender el valor de las pieles depositadas en el almacén y que se pusieron a
disposición de la querellante.
5
La estimación es procedente con reiteración de cuanto dijimos en un fundamento anterior. La prueba
pericial ha sido clara en la determinación del ámbito del perjuicio causado pues las pieles depositadas han sido
tasadas y el perjuicio total valorado. Las conclusiones del perito llevadas al hecho probado en los términos
realizados. Ha de tenerse en cuenta que el tiempo y el deterioro de las mismas, perjudican al propietario de
las pieles que sufre el desvalor que se ha producido por el transcurso del tiempo.
SEXTO.- En los tres siguientes motivos opone un quebrantamiento de forma del artículo 851 número
tres, un error de derecho por la inaplicación del atenuante de dilaciones indebidas, y una vulneración del
derecho fundamental a un proceso sin dilaciones. En los tres motivos coincide en argumentar que no se ha
aplicado a la sentencia la atenuante de dilaciones indebidas que fue solicitada en la instancia, reputando
de excesivo el plazo en el enjuiciamiento sobre un hecho cuya tramitación ha sido sencilla sin que exista
justificación alguna para un retraso en la tramitación de la causa como ha acaecido.
Es cierto que la defensa del acusado instó en trámite de conclusiones definitivas la atenuación por las
dilaciones indebidas.
El Ministerio Fiscal reconoce que el silencio de la sentencia de instancia sobre una alegación postulada
por el recurrente, implicó una incongruencia omisiva que, en su dimensión constitucional, supuso la vulneración
del derecho a la tutela judicial efectiva, entendido éste como derecho a una resolución motivada. Discrepa, sin
embargo, del alcance que haya de atribuirse a esa reivindicación, al estimar que no concurren los presupuestos
que la jurisprudencia de esta Sala asocia a la apreciación de la atenuante analógica de dilaciones indebidas
( art. 21.6 CP ).
Es cierto que la falta de respuesta de la Sala de instancia a la petición de que fuera apreciada una
atenuante en su favor, quebrantó la correlación entre los términos en que el objeto del proceso había sido
definido y la respuesta jurisdiccional obtenida por las partes (cfr. SSTS 4839/2007, 25 de junio , 2026/2002,
2 de diciembre , y STC 58/1996, de 15 de abril ).
Sin embargo, constatada esa falta de respuesta en esta sede, la posibilidad de su subsanación en
casación ha sido expresamente admitida por esta Sala. No entenderlo así conduciría a la paradoja de que
para reparar la alegada vulneración del derecho a un proceso sin dilaciones indebidas, se obligara a quien
la invoca a soportar un nuevo y dilatado período de tiempo hasta tanto se remediara por el Tribunal a quo el
error in iudicando puesto de manifiesto.
Dijimos en la STS 503/2008, 17 de julio , en relación al derecho fundamental a la tutela judicial efectiva,
que este derecho "incluye el de obtener de los órganos judiciales una respuesta razonada que se ajuste al
núcleo de las pretensiones deducidas por las partes, de modo que si la resolución que pone término al proceso
guarda silencio o deja imprejuzgada alguna de las cuestiones que constituyen el centro del debate procesal se
produce una falta de respuesta o incongruencia omisiva contraria al mencionado derecho fundamental" ( STC
67/2001, de 17 de marzo ).
Asimismo, hemos señalado que la congruencia exigible, desde la perspectiva del respeto al derecho
fundamental que consagra el artículo 24.1 CE , comprende la obtención de una respuesta razonada a las
pretensiones de las partes, pero no un razonamiento autónomo y pormenorizado a todos y cada uno de
los fundamentos jurídicos en que aquéllas se sustenten. También se ha mantenido constantemente que
"las exigencias derivadas de aquel precepto constitucional han de entenderse cumplidas en la denominada
motivación implícita y no sólo y necesariamente en la expresa o manifiesta", ( STC 70/2002, de 3 abril y STC
189/2001, de 24 de septiembre ), si bien tal criterio debe aplicarse con cautela.
Se exige, además, que, aun existiendo el defecto, éste no pueda ser subsanado por la casación a
través de la resolución de otros planteamientos de fondo aducidos en el recurso. En estos últimos casos,
esta Sala ha procedido a dar respuesta razonada a la pretensión no resuelta por el Tribunal de instancia.
En atención al derecho fundamental a un proceso sin dilaciones indebidas "cuando exista en el recurso
un motivo de fondo que permita subsanar la omisión denunciada, analizando razonadamente y resolviendo
motivadamente la cuestión planteada, se ofrece a esta Sala la oportunidad de examinar la cuestión de fondo
cuyo tratamiento ha sido omitido, satisfaciendo a su vez el derecho a la tutela judicial efectiva y a un proceso
sin dilaciones indebidas, evitando las que se producirían si la causa hubiese de volver al Tribunal de instancia
y posteriormente, de nuevo, a este Tribunal de casación", (STS 1095/99, de 5 de julio de 1999 , 2899/1993,
23 de diciembre , 822/2004, 24 de junio y 117/2002, 31 de enero , entre otras).
Por lo tanto, entramos en el fondo de la cuestión. Constatamos que la tramitación de la causa siguió una
tramitación normal que no afectó a un retraso excesivo. La Audiencia provincial estimó un recurso de apelación
6
contra auto del juzgado de instrucción y en su virtud, se acuerda la realización de una prueba pericial para
tasar el valor de las pieles. Es la realización de esta prueba, de contenido especializado, la que ha retrasado
la tramitación, desde el 16 septiembre 2010 hasta el 16 abril 2012. En ese plazo se ha recordado hasta en
dos ocasiones la necesidad de terminar el objeto la pericia. Desde la actividad del órgano judicial no existe un
retraso pues encomendó, se recordó y se urgió su pronta finalización en dos ocasiones. Ha existido un retraso
en la realización de la prueba pericial realizada por un perito ajeno a la administración de justicia y que requería
de conocimientos altamente especializados en el objeto concreto de la prueba pericial, cuál es la valoración de
unas pieles servidas desde India por una empresa holandesa a una empresa radicada en Almansa. En todo
caso, el recurrente no expresa en qué medida este retraso le ha producido indefensión y lesión a su derecho.
Consecuentemente procede desestimar los motivos que tienen por objeto la denuncia de la vulneración
del derecho a un proceso sin dilaciones.
III. FALLO
F A L L A M O S: QUE DEBEMOS DECLARAR Y DECLARAMOS HABER LUGAR PARCIALMENTE
AL RECURSO DE CASACIÓN por infracción de Ley, de precepto constitucional y quebrantamiento de forma
interpuesto por la representación del acusado Victoriano , contra la sentencia dictada el día 3 de diciembre
de 2013 por la Audiencia Provincial de Albacete , en la causa seguida contra el mismo, por delito apropiación
indebida, que casamos y anulamos. Declarando de oficio el pago de las costas causadas . Comuníquese esta
resolución y la que se dicte a continuación a la mencionada Audiencia a los efectos legales oportunos, con
devolución de la causa.
Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Colección Legislativa lo pronunciamos, mandamos
y firmamos Andres Martinez Arrieta Jose Manuel Maza Martin Luciano Varela Castro Alberto Jorge Barreiro
Perfecto Andres Ibañez
SEGUNDA SENTENCIA
En la Villa de Madrid, a veintitrés de Julio de dos mil catorce.
En la causa incoada por el Juzgado de Instrucción nº 1 de Almansa, con el número 52/08 y seguida ante
la Audiencia Provincial de Albacete, por delito de apropiación indebida contra Victoriano y en cuya causa
dictó sentencia la mencionada Audiencia con fecha 3 de diciembre de 2013 , que ha sido casada y anulada por
la pronunciada en el día de hoy por esta Sala Segunda del Tribunal Supremo , integrada por los Excmos. Sres.
expresados al margen y bajo la Ponencia del Excmo. Sr. D. Andres Martinez Arrieta, hace constar lo siguiente:
I. ANTECEDENTES
ÚNICO.- Se aceptan y reproducen los antecedentes de hecho de la sentencia dictada por la Audiencia
Provincial de Albacete.
II. FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Se aceptan y reproducen los fundamentos jurídicos de la sentencia recurrida añadiendo
los de la primera sentencia dictada por esta Sala.
SEGUNDO.- Que por las razones expresadas en el tercero y quinto de los fundamentos jurídicos de la
sentencia de casación procede la estimación parcial del recurso interpuesto por Victoriano .
III. FALLO
F A L L A M O S: Que debemos condenar y condenamos a Victoriano , como autor responsable de
un delito de apropiación indebida del artículo 252 en relación con el 250.1.5º del Código Penal , a las penas
de DOS AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo
durante el tiempo de la condena, y 8 meses de multa con cuota diaria de 6 # y responsabilidad personal
subsidiaria en caso de impago de 120 días, debiendo indemnizar a "G.A. MAAS LEDER BV" en la cantidad
de 66.310 #, y la devolución del material depositado y al pago de la tercera parte de las costas, incluidas las
de la acusación particular. Ratificando el resto de pronunciamientos de la sentencia impugnada.
Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Colección Legislativa lo pronunciamos, mandamos
y firmamos Andres Martinez Arrieta Jose Manuel Maza Martin Luciano Varela Castro Alberto Jorge Barreiro
Perfecto Andres Ibañez
Voto Particular
7
VOTO PARTICULAR QUE EMITE EL EXCMO. SR. D. Luciano Varela Castro A LA SENTENCIA Nº
453/14 RESOLVIENDO EL RECURSO DE CASACIÓN Nº 73/14.
PRIMERO.- El penado recurrente impugna su condena por delito de apropiación indebida alegando:
1º.- En cuanto a la premisa fáctica niega el hecho esencial que se le imputa: a) Dice así que las
remisiones de mercancías por la empresa de los querellantes a la del acusado se hacían en base a pedidos
comprometidos con clientes de la receptora, por lo que no es verdad que, como dice la sentencia, no
salieran dichas mercancías de la libre disposición del remitente ; b) que no existe prueba alguna de
incumplimientos contractuales por parte de la empresa receptora; c) que el dinero percibido de terceros clientes
era de su propiedad y el pago a la querellante exigía la previa facturación en firme por ésta a la empresa
del querellado, por lo que no puede afirmarse que por el mero dato de no pago a la querellante se pueda
considerar que el acusado llevó a cabo un apoderamiento definitivo y d) el cual, además dependería de
una previa liquidación de la cuenta entre partes sobre las consecuencias de la denuncia unilateral por
parte de la actora .
2º.- En cuanto a la calificación de lo que puede estimarse probado afirma que: a) no existe obligación
jurídica de devolver las pieles, por lo que no es ilícita su retención; b) la licitud de la disposición por
el querellado de las pieles que se le remitieron pues esa era precisamente la finalidad de la remesa y, c)
la relación entre las partes no era la del contrato de comisión, como erróneamente califica la sentencia de
instancia, ya que la empresa del acusado actuaba en nombre propio, con clientes suyos, haciendo suyo el
precio obtenido de terceros, que no se acredita impuesto por la supuesta comitente, a la que únicamente debía
el acusado el pago del precio convenido entre la querellante y el acusado, previa retención de un porcentaje.
De lo anterior concluye que faltan los elementos propios del delito de apropiación indebida por el que
resultó condenado.
SEGUNDO.- La sentencia de instancia justifica la condena sobre las premisas siguientes:
Las partes pactaron un contrato de comisión mercantil , en cumplimiento del cual los querellantes
remitían la mercancía a la empresa del acusado, sin transferirle el dominio, quedando en posesión de éste a
título de mero depósito. La empresa del querellado promovía la venta la mercancía cobrando un porcentaje
del precio de venta, que detraía al remitir a los querellantes el importe percibido de los terceros.
Los querellantes podían denunciar unilateralmente el contrato y así lo hicieron, mediante
requerimiento notarial.
Ante ello el querellado decidió: vender la mercancía recibida ¬se supone que en parte¬ e hizo suyo
lo percibido y no devolvió lo no vendido.
Advierte la sentencia que el querellado en ningún caso reclamó gastos anticipaciones y derechos de
comisión como debido a su empresa, ni los querellantes podían tener tal deuda con la empresa del
querellado , pues ésta solamente devengaba comisiones, y esto en el momento de remitir a los querellantes
lo entregado por terceros, momento en que hacía el acusado la retención de lo devengado como comisión.
Tampoco acreditó la parte querellada una lista de compromisos asumidos con terceros antes del
requerimiento.
La voluntad de apropiación deriva de dos datos: la no entrega del dinero recibido de terceros
compradores a los querellantes y la venta de lo depositado a precio bajo (inferior al figurado en las facturas
de consignación) de suerte que el remanente eran restos de partidas de años atrás sin valor comercial
TERCERO.- En cuanto a los presupuestos de aplicación del tipo penal de apropiación indebida debemos
comenzar por subrayar:
a) Que no existe contrato escrito (vid. Folio 260 que corresponde a escrito del querellante), ni prueba
sobre los particulares del contenido verbal, a salvo las interesadas manifestaciones de las partes y lo que
diremos en el fundamento jurídico siguiente. Nada acredita si existía o no plazo de preaviso para el supuesto
de denuncia o resolución unilateral. Ni cual era el condicionado relativo a ésta.
b) En consecuencia no existe prueba, ni la sentencia lo justifica, de que el acusado estuviera obligado
a vender a terceros por precio determinado por los actores. No se discute que la factura que documentaba
los envíos era meramente pro forma. Y ninguna prueba es mencionada sobre cuales eran los precios a los
que se hicieron ventas anteriores. La constancia de un precio pro forma no se acredita como vinculante para
la venta a terceros y no como mínimo en la relación entre querellantes y acusado.
8
c) Consta que se había inventariado mercancías, cuyo importe aún no se había satisfecho a los
querellantes, por valor de 111.648,94 euros en diciembre de 2006. Y lo que ha vendido, hasta mayo de 2007
tenía un valor que sumado al valor de lo no vendido alcanza el importe de 79.757,51 euros.
d) Tampoco consta que acredite que el precio por el que se llevaron a cabo esas ventas entre enero
y mayo de 2007 pueda calificarse de vil. Alude la sentencia a ello en sede de fundamentación jurídica. Pero,
lo ahí proclamado como hecho, ausente en la declaración de hechos probados, no puede ser fundamento de
condena. Además no justifica el criterio por el que se establezca que el valor fijado en las facturas meramente
pro forma constituía el límite de precio mínimo por el que se podía vender la mercancía. La parte querellante
solamente indica como casos acreditados de venta por precio inferior al de la factura pro forma los de
las facturas 119 y 121. Ocurre que esas facturas no se referían solamente a pieles suministradas por los
querellantes. Y parte de la mercancía es facturada a precio que excede del euro la unidad, que ya sería, según
la sentencia, un precio admisible. Añádase que facturas libradas antes del requerimiento, como la 102, y la
103 ya incluían precios inferiores al euro la unidad (metro cuadrado). Las facturas a que se refiere la sentencia,
reflejando bajo precio, son la del folio 245 (factura pro forma) (traducida al folio 283 vuelto) que corresponde
a remisiones a la empresa del acusado en meses antes del requerimiento por los querellantes (agosto de
2006). Tampoco consta cual sea la factura que refleja su venta por el querellado. La referencia al folio 238 bis
que hace la sentencia resulta extraña: ¡no existe tal folio en las actuaciones! Respecto al reproche de haber
aplicado descuentos de 3% por pronto pago, es precisamente la factura pro forma obrante al folio 238 vuelto
como emitida por los querellantes la que prevé tal descuento.
e) No se declara probado si los terceros clientes del acusado habían pagado la mercancía, ni que el
querellado debiera pagar antes de cobrar a esos terceros, por lo que tampoco puede decir que existiera retraso
en el pago a los querellantes respecto a lo vendido en el periodo de enero a mayo de 2007. Menos aún que
ese eventual cobro concluyera con una apropiación definitiva de su importe por el acusado.
CUARTO.- 1.- Presupuesto del tipo penal de apropiación, pero no con naturaleza de enunciado histórico,
sino como enunciado jurídico fruto de lo que se acaba de dejar establecido, es la calificación de la relación
jurídica entre los querellantes y la empresa del acusado.
La sentencia se decanta por la calificación de comisión mercantil, con régimen establecido en los
artículos 244 y concordantes del Código de Comercio . Lo afirma así. En absoluto lo justifica.
Sin embargo de las premisas establecidas, en la sentencia, con las advertencias hechas en el anterior
fundamento jurídico, no excluye sin embargo la calificación jurídica que el acusado propone. El denominado
contrato de distribución presenta en efecto claras coincidencias, al menos aparentes, con la comisión
mercantil pero difiere de él en aspectos que, en relación al delito de apropiación indebida son esencialmente
trascendentes.
Así, el contrato de distribución se enmarca en la categoría genérica, dentro de los mercantiles, de los
contratos de cooperación. Pero diferenciado de los de gestión, cuyo objeto es la promoción de negocios en
interés del principal, sin relación laboral entre las partes, pero sí de mandato. En el de distribución quien
actúa frente a terceros lo hace en interés propio. Y no media entre los sujetos relación de mandato. Siquiera
el principal puede impartir determinadas instrucciones para la actuación del distribuidor. En todo caso el doble
interés que se procura lleva a configurar este contrato como sinalagmático .
Es un contrato atípico, lo que hace esencial acudir a los pactos expresos entre los sujetos.
Señala la doctrina como este contrato tiene vocación de permanencia o estabilidad , frente al de
comisión mercantil. Más patente en la manifestación regulada de la especie denominada contrato agencia.
Aquella nota deriva precisamente del esfuerzo que asume el distribuidor en una actividad, requirente de la
inversión de múltiples recursos, tendente a ampliar el mercado del producto a distribuir.
Pues bien ese contrato de distribución no solamente difiere de otros como el de agencia o la mera
mediación o corretaje ( STS 1ª 4 de julio de 1994 ), sino también de la comisión mercantil. En éste el que
vende a terceros puede actuar incluso en su propio nombre pero necesariamente siempre por cuenta del
comitente con quien el comisionista está vinculado por un contrato de mandato (art. 244 del C de
Comercio)
En la distribución se satisfacen intereses del distribuidor y del principal, pero la relación jurídica, no
se acomoda al tipo del mandato, y ni siquiera es asimilable a la venta o suministro, aunque el distribuidor
adquiera del principal el producto que luego vende. La característica radica en la sumisión del distribuidor a
las instrucciones del principal. Y frente al mero comprador, el distribuidor asume una obligación promocional.
9
Algunas sentencias han subrayado la analogía con el contrato de agencia ( STS 1ª 16 y 29 de diciembre
de 2005 ) y desde esa perspectiva se afirma por la doctrina que, a falta de pacto expreso, los de distribución
son contratos de duración indefinida .
La debatida posibilidad de denuncia unilateral ¬que no es dudosa en la comisión mercantil¬ genera
aquí eventualmente una obligación de indemnizar daños y perjuicios ( STS 1ª de 18 de diciembre de 1995
o 3 de mayo de 2002).
Algún sector de la doctrina recuerda que, en defecto de pacto expreso imponiendo el preaviso a la
denuncia unilateral, se exija un término en proporción a la duración del contrato vigente. ( STS 1ª de 18 de
diciembre de 1995 ). Lo que acarrea una necesaria liquidación de operaciones comerciales compensando
lo que proceda.
La STS 1ª de 21 de noviembre de 2005 estableció La resolución sin respetar un plazo de preaviso es
un ejercicio abusivo, en tanto impide al concesionario tomar las medidas oportunas para la liquidación de la
relación jurídica que se extingue. En tal caso, la indemnización debida por el concedente en modo alguno
puede abarcar el propio daño de resolución, pues el concesionario debió prever la precariedad de su situación
jurídica por la indefinición del plazo de duración. El daño por falta de preaviso es el indemnizable, que es
completamente distinto del daño de resolución (sentencia de 16 de diciembre de 2003).
Si el preaviso no se ha pactado, no por ello no ha de observarse ningún plazo, pues entra en la naturaleza
de la propia relación jurídica por tiempo indeterminado que anticipadamente se ponga en conocimiento de la
otra parte la finalización de la relación, y así se observa en el uso cotidiano de los negocios ( artículo 1258 del
Código civil ). La concreción del plazo dependerá de las circunstancias concurrentes. Un criterio que puede ser
aplicable es el que contiene el artículo 25 de la Ley de Contrato de Agencia , en tanto que en él se contempla el
mismo problema que se trata de resolver, sin que exista imposibilidad de acudir a esta vía de integración vía la
naturaleza distinta del contrato de agencia y de distribución en exclusiva. Tanto el agente como el distribuidor
en exclusiva son colaboradores del empresario ( sentencia de 28 de enero de 2.002).
El establecimiento de una relación jurídica de naturaleza duradera, como es la de distribución en
exclusiva, es susceptible de crear una clientela que potencialmente pueda ser aprovechada por el concedente
que extingue aquella relación, lo que supone el enriquecerse a cuenta del esfuerzo ajeno, ya sin ninguna
retribución. Es cierto que todo ello es meramente potencial, pues la clientela puede disminuir en mayor o menor
medida según se actúe sobre ella para conservarla, pero lo que corrientemente enseña la realidad es que
sigue adquiriendo los productos pese a que ha desaparecido el distribuidor exclusista. El ordenamiento jurídico
no ha sido insensible a esta situación, y preceptúa en determinadas relaciones jurídicas una indemnización
por clientela, calculada de forma variable, al extinguirse aquéllas. Así el artículo 34 de la Ley 29/1994, de 24
de noviembre , de Arrendamientos Urbanos , respecto a la extinción del contrato de arrendamiento de finca
en que se haya ejercido una actividad comercial abierta al público, y el artículo 28 de la Ley 12/1992, de 27
de mayo , de Régimen Jurídico del Contrato de Agencia. Puede extraerse de ello un principio favorable a la
indemnización en aquellos supuestos en que se pueda producir el mismo resultado (creación de clientela)
y no se encuentren regulados por la ley. La jurisprudencia de esta Sala ha venido concediendo de modo
reiterado una indemnización al concesionario en base a una aplicación analógica del artículo 28 de la Ley
12/1992 (sentencias de 28 de enero de 1992 y 26 de junio de 2003, y las que en ella se citan). Por tanto, el
concesionario tendrá derecho a una indemnización en función de la concurrencia de las circunstancias que
señala el citado precepto.
Pero es que, incluso en relación al contrato de comisión mercantil el Tribunal Supremo ( SSTS 22 de
marzo de 1988 y 17 de marzo de 1993 ), a través de su jurisprudencia reconoce el derecho del comisionista a
la indemnización debido al disfrute por el empresario de la clientela captada y la de 26 de diciembre de 1991
reconoce el derecho a la indemnización del fondo de comercio.
La STS de 13 de noviembre de 2008 , recuerda que el comitente queda a las resultas de las gestiones
practicadas antes de la revocación. Y advierte que la indemnización depende de si existía o no posibilidad
de renuncia pactada, con plazo de preaviso, y de la buena fe contractual o abuso ( artículos 57 del C de
Comercio y de los 7.1 y 2 y 1258 del C. Civil ). La resolución unilateral, en caso de falta de pacto que la impida
o someta a preaviso, resulta justificada sin exigencia de otra causa específica que la voluntad de denuncia.
Pero eso no implica ausencia de obligación de satisfacer las resultas de aquellos gastos ya comprometidos o
soportados o compensar los enriquecimientos obtenidos por el comitente denunciante.
2.- Estas reflexiones ponen de manifiesto la, cuando menos, ligereza con que la sentencia de instancia
despacha la cuestión de la calificación jurídica de la relación entre acusadores y acusado.
10
La proclamada existencia de emisión de facturas con efectos pro forma para cada caso de remisión
de mercancía a la empresa del acusado, aleja la aplicabilidad de la figura de comisión mercantil y acerca
el supuesto al de contrato de distribución caracterizado por la venta o contrato de suministro al distribuidor.
Que aquel modo de facturar confiera a ese suministro un carácter fiduciario no excluye la evidente implícita
voluntad de las partes de alejarse del modo contractual de la comisión mercantil, por más que la propiedad
por el distribuidor sea claudicante y su posesión se asemeje al depósito.
La no cuestionada larga prolongación en el tiempo de la relación entre proveedor y distribuidor es otro
factor que predica una nueva razón de alejamiento de la comisión mercantil
No parece discutido que la empresa del acusado actuaba frente a terceros en nombre propio y no con
representación directa de los querellantes. Por ello deberá cumplir los compromisos de venta que tuviera
contraídos cualquiera que sea la causa y momento de la resolución de la comisión
Los e-m cruzados entre las partes y unidos ala querella muestran como la pretensión del proveedor
querellante de facturar directamente a los terceros compradores constituía pretensión de una sustancial
novación de lo pactado conjurada por a negativa del acusado a tal cambio de reglas del juego entre las partes.
Lo que es otra manifestación de alejamiento de la voluntad de contraer al modo de la comisión mercantil.
QUINTO.- Como consecuencia de lo que dejo expuesto, entiendo que la sentencia de instancia no
justificaba los elementos del delito de apropiación indebida. Ni los objetivos, ni los subjetivos.
Objetivamente el citado delito implica la transformación de una posesión, lícitamente obtenida, en ilícito
y definitivo aprovechamiento.
Mal puede afirmarse un ilícito apoderamiento cuando las relaciones entre las partes es compleja y el
contenido de las correspondientes obligaciones dependa de la ineludible liquidación.
Así lo recordábamos en nuestra STS nº 1036/2013 de 26 de diciembre recordando que la jurisprudencia
advierte que cuando existe una indeterminación en la cuantía de los créditos y correlativas deudas derivados
de la relación entre dos partes, sea de comisión o similar, no cabe hablar de delito de apropiación si no ha
precedido la liquidación que ponga fina a aquella indeterminación.
Cabe citar en efecto la STS 1245/2011 de 22 de noviembre en la que dijimos: La jurisprudencia de esta
Sala de manera constante ha venido considerando que en el caso de relaciones jurídicas complejas que se
proyectan durante largo tiempo y en la que existe un confusionismo de diferentes compensaciones de deudas
y créditos, resulta imposible derivar a la jurisdicción penal, bajo el cobijo del delito de apropiación indebida,
la resolución del conflicto, y ello por la poderosa razón de no apreciarse la conducta lógica propia del delito
de apropiación indebida cuyos verbos nucleares se refieren a la acción de hacer propios aquellos bienes que
ha recibido de un tercero por los títulos a los que se refiere el art. 252. Es el clásico ejemplo "de gabinete" el
que se apropia de lo ajeno, cierra la mano haciendo suyos los efectos que el perjudicado le ha dejado para
un fin concreto.
En consecuencia la regla general cuando hay un entrecruce de intereses entre las partes con deudas y
créditos recíprocos, es absolutamente necesaria la previa y definitiva liquidación para realizar el tipo objetivo
de la apropiación, que sólo se produciría cuando, tras la definitiva liquidación el imputado intenta hacer suyos
y no entregar el crédito que se le ha reconocido a la parte contraria.
En tal sentido, se pueden citar las SSTS 173/2000 de 12 de Febrero , 1566/2001 de 4 de Septiembre
, 2163/2002 de 27 de Diciembre , 930/2003 de 27 de Julio , 1456/2004 de 9 de Diciembre y 142/2007 de 12
de Febrero .
Y también la más reciente nº 753/2013 de 15 de octubre en la que recordábamos que: hemos
considerado que la regla general, cuando hay un entrecruce de intereses entre las partes con deudas y créditos
recíprocos, es absolutamente necesaria la previa y definitiva liquidación para realizar el tipo objetivo de la
apropiación, que sólo se produciría cuando, tras la definitiva liquidación el imputado intenta hacer suyos y
no entregar el crédito que se le ha reconocido a la parte contraria. (En tal sentido, se pueden citar las SSTS
173/2000 de 12 de Febrero , 1566/2001 de 4 de Septiembre , 2163/2002 de 27 de Diciembre , 930/2003 de
27 de Julio , 1456/2004 de 9 de Diciembre y 142/2007 de 12 de Febrero ).
Ciertamente también se añadía que: Ahora bien, la jurisprudencia, en relación con la liquidación de
cuentas, ha abandonado el viejo criterio que afirmaba la necesidad de liquidez previa, precisando, ahora,
que solo es exigible una liquidación cuando sea procedente para determinar el saldo derivado de las
operaciones de cargo y la data como resultado de las compensaciones posibles , pero no cuando se
11
trata de operaciones perfectamente concretadas ( SSTS. 1240/2004 de 5.11 , 518/2008 de 31.12 , 768/2009
de 16.7 ). Por ello la liquidación de cuentas pendientes como causa excluyente del dolo penal, no es aplicable
al tratarse de relaciones perfectamente determinadas y separadas, ( STS. 431/2008 de 8.7 ), exigiéndose la
justificación del crédito por parte del acusado, si este pretende una previa liquidación de cuentas, ha de indicar
la existencia de algún posible crédito en su favor o de una posible deuda a cargo del perjudicado, no bastando
con meras referencias genéricas o inconcretas) ( STS. 903/99 ).
Tampoco cabe equiparar el condicionado a tal liquidación de la entrega del precio de la mercancía
suministrada con la voluntad de definitivo aprovechamiento por parte de quien no está excluido
inequívocamente de la condición de acreedor frente a la persona a la que aquella entrega habría de hacerse.
La entrega a la empresa querellante del precio obtenido, si no se condicionaba, al menos se aplazaba
a fecha posterior a la venta a tercero. Así deriva del mismo e-m, ya que en él se queja de que el retraso en dar
cuenta de los negocios perfeccionados implicaba un aplazamiento del pago por la empresa del acusado. Pero
ni siquiera se constata con claridad si se hace bajo el régimen o modelo francés de la mera perfección o del
germano que exige el cumplimiento del negocio con terceros. Este último parece ser el sistema pactado, ya
que la remisión del precio a proveedor se hacía con simultánea detracción de la comisión, lo que presupone
que el tercero ya habría pagado.
En cuanto a la obligación del pago por los querellantes al acusado no se discute que no surgía sino
en el caso de que el negocio con terceros se perfeccionase. Pues consiste precisamente en un porcentaje
de lo que el tercero paga.
En cuanto a la obligación del acusado no aparece constatada su regulación pactada entre los sujetos.
Muy al contrario, la documentación aportada con la querella (e-m de fecha 11 de noviembre de 2005, o
documento nº 8) pone en evidencia la laguna del contenido contractual pactado. Allí se habla de cual es el
riesgo que soporta cada parte y se reconoce por los querellantes que la empresa del acusado tiene una
póliza que cubre el impago por los terceros compradores a quienes se hizo entrega de la mercancía .
Significativo resulta que, al requerimiento notarial por parte de los querellantes de marzo de 2007, el
acusado contesta calificando el contrato entre partes como de distribución en exclusiva con suministro
de mercancía al efecto en depósito, pero haciendo protesta de que ha promovido la distribución de
mercancías de los querellantes captando una importante clientela, y que eso supuso inversión de
cantidades en investigación y desarrollo del producto y su adaptación al mercado, además del coste mismo
del mantenimiento del depósito y distribución de la mercancía.
Considera que la resolución unilateral se debe al propósito de mudar los términos del contrato pasando
los querellantes a facturar a los terceros, lo que es injustificado.
Niega la devolución de lo no vendido, por estimar superior el perjuicio al valor de tal mercancía.
Si lo anterior sería suficiente para excluir como razonable la inferencia de que las ventas llevadas a
cabo entre enero y mayo obedecían al único ilícito propósito de obtener cualquier precio con el proyecto de no
hacer nunca frente al pago al proveedor, y así lucrarse ilícitamente, recordar la calificación que nos merece
la relación entre los sujetos lleva a la misma conclusión de falta de inequívoca ilicitud en el comportamiento
del acusado.
En efecto, el destino dado a las mercancías suministradas al acusado era el previsto en el tipo de título
por el que se le hicieron llegar a su posesión. La inferencia mantenida en la sentencia no parte de premisas
que lleven a tal conclusión de manera indiscutible.
No puede descartarse que el acusado actuara en el ejercicio de un derecho que le permitía no aceptar
incondicionada y automáticamente la denuncia unilateral con efectos desde el momento mismo del aviso.
Menos aún que no pudiera ejecutar unas ventas ya comprometidas a terceros, frente a los cuales él ¬y no el
proveedor¬ respondía personalmente del debido cumplimento del contrato con dichos terceros.
SEXTO.- En conclusión estimo que las afirmaciones sobre las condiciones pactadas entre los
acusadores y acusado se formulan desde el vacío probatorio, con seguidismo acrítico del mero voluntarismo
interesado de las manifestaciones de los acusadores.
Como carece de todo apoyo racional inferir que tenían propósito defraudador las ventas llevadas a cabo
por el acusado durante los meses de enero a mayo de 2007, a partir del contumaz deseo de los querellantes
de imponer no solamente el cese de la relación sino los efectos de tal cese.
12
Ni siquiera existen pues elementos para poder afirmar cual era el concreto contenido de los derechos
y deberes que para una y otra parte se generaron a partir de la manifestación de voluntad de los querellantes
de cesar la relación con el acusado.
Por ello no cabe predicar ilicitud en la actuación del acusado, ni calificar jurídicamente su
comportamiento como típicamente de apropiación indebida.
En todo caso, al menos, existe la suficiente duda sobre la valoración jurídica de aquella relación y sobre
las premisas inferidas por la sentencia de instancia. Por ésta se llevan a cabo afirmaciones que, dado que
concluyen con la pérdida de libertad de un ciudadano, exigía menos indolencia argumental y un pequeño
esfuerzo de razonamiento que no presentara la sentencia más como un acto de voluntad arbitraria que de
verdadero resultado de la reflexión jurídica que reclama para toda sentencia el derecho a la tutela judicial
efectiva en su contenido que vincula el artículo 24.1 con el 120.3 de la Constitución .
Y por ello emito este voto en el sentido de que debió absolverse al acusado recurrente.
Luciano Varela Castro
PUBLICACIÓN .- Leidas y publicadas han sido las anteriores sentencias por el Magistrado Ponente
Excmo. Sr. D. Andres Martinez Arrieta, mientras se celebraba audiencia pública en el día de su fecha la Sala
Segunda del Tribunal Supremo, de lo que como Secretario certifico.

 

 

José Villanueva Abogado –

Casesdedret- Valencia 963392525

 
脕REA LABORAL
Discriminaci贸n y lesi贸n de derechos fundamentales en despidos objetivos - ERES -
Jose Fco. Villanueva Castillo- 17/06/2016
 
脕REA LABORAL
Suspensi贸n contractual impuesta por la empleadora a trabajador que ha sido privado del permiso de conducir, necesario para el desarrollo de su actividad.Criterio.- Una cosa es que el trabajador sea privado del permiso de conducir durante doce meses
Jose Fco. Villanueva Castillo- 24/05/2017
 
脕REA LABORAL
COMPETENCIA DEL ORDEN SOCIAL SOBRE EL COMPUTO DE UN PERIODO DE ACTIVIDAD LABORAL
Jose Fco. Villanueva Castillo- 07/01/2013
 
脕REA LABORAL
RECLAMACION HORAS EXTRAS - ABOGADOS VALENCIA
josep Sornosa - 25/02/2014
 
脕REA LABORAL
reintegro por la empresa de las prestaciones por desempleo indebidas por reiteraci贸n abusiva o fraudulenta en la contrataci贸n temporal - paro -
Jose Fco. Villanueva Castillo- 19/05/2016
 
脕REA LABORAL
Desde el Consejo General de la Abogac铆a nos remiten sentencia que viene a resolver sobre la compatibilidad de la jubilaci贸n concedida en el r茅gimen general con el ejercicio de una profesi贸n colegiada - valencia -
Jose Fco. Villanueva Castillo- 31/10/2014
 
脕REA LABORAL
Despido Objetivo. Valor liberatorio del documento de saldo y finiquito. Procedencia del despido cuando est谩 vigente un ERE suspensivo. Falta de relaci贸n precisa y circunstanciada de la infracci贸n alegada. Falta de contradicci贸n
Jose Fco. Villanueva Castillo- 30/11/2016
 
脕REA LABORAL
AUTONOMOS Asimilaci贸n al alta durante el periodo de 90 d铆as posteriores a la baja en el RETA, a efectos de la prestaci贸n de maternidad
Jose Fco. Villanueva Castillo- 07/04/2015
 
脕REA LABORAL
DESPIDO - Improcedencia de la extinci贸n de contratos de trabajo para obra o servicio determinado por reducci贸n de la contrata a la que estaban vinculados- ABOGADOS VALENCIA
Jose Fco. Villanueva Castillo- 11/09/2014
 
脕REA LABORAL
despidos objetivos - extinciones individuales - XARLA ICAV - FCO MONTERDE HERNANDEZ
Jose Fco. Villanueva Castillo- 07/11/2016
 
  Abogados de empresas en Valencia C/ Polo y Peyrolón, 23 bajo - 46021 - Valencia - Tel: 963 39 25 25
Avda. al Vedat, 21 EDIFICIO MONTECARLO Piso 4º - Despacho 5 46900- Torrent
Tel. general:     963 39 25 25
  Condiciones de uso Alojamiento web en ConfigBOX